IZNÁJAR. CAMPEÓN VII CIRCUITO MUNDIAL ETERNAL RUNNING

CARRERA: Eternal Running, dentro del VII Circuito Mundial
LUGAR: Iznájar, Córdoba
FECHA: 18 de noviembre del 2012
DISTANCIA: 11 kms
TERRENO: Montaña, urbano y obstáculos
PARTICIPACIÓN: 2000 corredores
CLASIFICACIÓN: 1º
TIEMPO: 53’59”

VER VIDEO DE LA PRUEBA

+ info de la prueba:

– web organizadora Eternal Running

– blog Iznájar

– ayuntamiento de Iznájar

En esta ocasión me desplazo hacia el sur, hacia tierras andaluzas, donde se presenta una de las últimas pruebas del calendario del VII Circuito Mundial Eternal Running, la última en España, más concretamente en la Villa de Iznájar, situado en Córdoba, pero tocando a Granada. Me presento a esta prueba con un objetivo claro: quedar entre los 5 primeros. Llevo 7 Eternals en 7 sedes diferentes este año, ganando en todas ellas y obteniendo un total de 80 puntos (en el Faro Portugal, me dieron el doble de puntos, 20, al participar en otro país, en todas las otras 10 puntos para el primer clasificado). Para ganar el Circuito debo puntual en un mínimo de 8 pruebas y para puntuar debo quedar entre los 5 primeros. Así que la idea era clara, sólo importaba puntuar en la última de las pruebas a nivel nacional y así alzarme con el título final. Con este objetivo claro parto, desde Barcelona, para el sur.

 

En el viaje me acompaña Olga Estellé. Partimos el viernes 16 de noviembre. Para el desplazamiento hemos habilitado el coche para poder dormir en él en cualquier área de descanso. Vamos, un hotel de Lujo que llevábamos encima. La primera noche la hacemos pasado Valencia para levantarnos temprano el Sábado y seguir hasta el destino. El tiempo lluvioso. Realmente se me hace corto el viaje y casi sin darme cuenta paso Alicante, Elche, Murcia, Granada… y un sinfin de pueblos, muchos de ellos muy bonitos y curiosos. Una vez pasado Granada, ya el destino se encuentra a tan sólo 90 kms. Cruzo por Sierra Nevada, la parte más bonita del viaje y ya entro a tierras cordobesas para encarar los últimos kilómetros hacia Iznájar. Finalmente llego al destino el Sábado a las 16 horas y tan sólo entrar al término municipal quedo maravillado por la zona. Se trata de un Valle precioso con un Embalse (embalse de Iznájar) que cuenta con el municipio de Iznájar en la cumbre de este valle y en el que se ve arriba del todo en un fuerte pendiente el castillo y monasterio de Iznájar. A los alrededores del municipio varias aldeas. El embalse está por todos sitios y es aprovechado a modo de playa. De hecho la cursa se inicia en la Playa de Valdearenas de dicho embalse. Sólo entrar al valle, ya a lo lejos, veo donde será la zona de combate, la playa en cuestión, y me dirijo hacia ella. Al llegar me doy cuenta que es como una auténtica playa, de arena y muy ancha y ya veo los organizadores y parte de los obstáculos que me esperan mañana. A lo largo de lo que queda de Sábado, me dedico a estudiar la zona, entender por donde transcurrirá la cursa, etc… A destacar la cantidad de obstáculos que hay en el tramo inicial y final de la carrera a lo largo de la ancha y enorme playa de Valdearenas, también destaco un largo tramo que habrá que correr ladeando el embalse cuyo terreno se ve muy inclinado y técnico y una subida infernal desde el embalse hasta la cima de Iznájar, en el castillo, por una subida llena de barro muy larga y donde sólo se podrá grimpar y esforzarse en no resbalar. Observado todo, motivado para la cursa, cierro el telón y a dormir, de nuevo en el coche, para estar preparado para la batalla del día siguiente.

 

Amanece el domingo, después de una lluviosa noche. Me levanto a las 08:15 a.m. Desayuno una galletas, un plátano y un zumo. Me encuentro justo delante del circuito y del inicio de la carrera. Bien pronto recojo el dorsal y doy una vuelta viendo cómo terminan de preparar todo el circuito. La carrera empieza a las 11:00 a.m. Hago tiempo, visualizando el recorrido, la estrategia, etc y a las 10:00 empiezo a calantar muy suave. Estiramientos, rodaje y más estiramientos. Siempre ayudado por Olga. A las 10’45 ya me coloco en la salida, a punto para darlo todo, preparado física y mentalmente, para luchar más allá de mis límites, a punto para ir a ganar.

 

EMPIEZA LA CARRERA

3, 2, 1… ¡empezamos! Como siempre empiezo fuerte, muy fuerte, pero sin ir a tope, para evitar aglomeraciones en los primeros obstáculos, somo cerca de 2000 participantes y en este tipo de carrera es clave empezar más o menos bien situados, pero sin volverse loco. El inicio es verdaderamente complicado. Empezamos en bajada en la Playa de Valdearenas en dirección a ‘este mar’ como es el embalse. Efectivamente, tan sólo 100m después de la salida tenemos que adentrarnos un tramo al agua, flanqueando un barco. Somos mucha gente y el agua nos cubre por completo. Una zona algo peligrosa, la gente te agarra, te hunde, debes luchar por mantenerte en una buena posición y sobretodo para no ahogarte. Imposible nadar, la gente no te deja, y vas agarrándote un poco a las boyas, al barco, donde puedes. Salgo del agua, toca una subida por la arena de esta playa para encarar los primeros obstáculos. Recupero pulsaciones del estrés en el agua y me voy colocando entre los primeros. Transcurre un largo tramo a través de esta playa superando varios obstáculos, saltando camiones, pasando por debajo de un tractor, pista americana, varias pozas, muchas dunas de arena, otro tramo que hay que meterse en el agua… Hacia el tramo final del circuito inicial de obstáculos me coloco entre los 3 primeros. Han pasado unos 6 minutos y encaro los últimos obstáculos de aquí saliendo primero del último de ellos.

Seguidamente nos dirigimos en dirección al municipio de Iznájar por una ladera del embalse. Probablemente la más dura y complicada del circuito. Es sumamente exigente para los tobillos y las rodillas. Corremos, andamos, grimpamos, caemos, avanzamos como podemos por una ladera muy inclinada que te hace resbalar hacia el embalse, con muchas piedras, tramos de densa vegetación y tramos que nos hacen cruzar a nado. Lo duro es que el tramo se hace muy largo. En cabeza somos 4 que vamos cogiendo distancia con el resto de corredores. Nos vamos alternando durante todo este tramo el liderato, aunque siempre voy primero o segundo pegado al primero. Aquí es donde debo tener cabeza: estoy entre los 4 primeros cogiendo distancia al resto, no debo pensar en la victoria, por lo menos por ahora, sino en mantener posición y evitar que se me alejen mucho los rivales. Hacia el minuto 25 salimos al final de esta complicadísima ladera infernal para cruzar por debajo del puente que cruza el embalse.

100 metros mas adelante pasamos otro puente más pequeño que nos deja en el pie del inicio de la fuerte subida hacia el castillo de Iznájar, en la cumbre más alta del pueblo (que permanece elevado en toda la valle en esta montaña). Un suspiro, e inicio el ascenso. El terreno es muy resbaladizo y es imprescindible ayudarse de ramas para trepar. Correr es imposible. Parece ser que un rival se queda algo mas atrás y quedamos 3 en el grupo de cabeza. El primer tramo de ascenso termina cruzando la carretera que lleva al pueblo, para cruzarla y seguir con la subida hacia el castillo. Este es el tramo más largo y más inclinado, dificultado aún más por el resbaladizo terreno producto de la lluvia. Subo a buen ritmo, cualquier despiste, resbalón… hace perder unos valiosos segundos que los rivales saben aprovechar. Voy segundo pegado al primero, y detrás de mí, algunos metros más alejado, el 3º que parece quedarse algo más atrás. Llegamos al final de esta descomunal subida.

Llegamos al castillo, entramos por dentro. Estamos en la cumbre, en el castillo, e iniciamos el descenso por las calles de Iznájar. En este tramo sobrepaso al 1º. Empiezo a imprimir un fuerte ritmo de bajada por las calles. Hay que decir que es un pueblo con fuertísima pendiente. Eso sí, es increíblemente precioso. Lo malo es que el asfalto mojado resbala y hay que extremar la precaución. Voy primero pero no me despego del segundo. Al final llegamos abajo de todo del pueblo, una bajada con un fuerte desnivel que ahora toca volver a subir, en esta ocasión por el asfalto. Se trata de una subida brutal con un 23º de inclinación media durante más de 1 kilómetro. Vamos los dos juntos en cabeza de cursa. Los dos luchamos para no andar, para seguir corriendo ante tal subida, que no da tregua en ningún momento. Se pone en marcha mi cabeza, prohibiendo a  mis piernas que paren por mucho láctico que sientan, sólo vale seguir, seguir y seguir… es lo que me gusta, superar mi límite, ponerme a prueba, buscar lo difícil… Con esta lucha interna llego junto a mi rival al final de la subida. Estamos de nuevo en la cumbre de Iznájar (antes subida por la pendiente grimpando y ahora por las calles asfaltadas). Y ahora, claro está, toca bajar. Se presenta una bajada de esas que me gustan, con muchísima pendiente parecida a la subida de la grimpada, que se debate entre lo divertido y lo peligroso, pero para mí, más divertido que peligroso. Bajo muy fuerte y cojo distancia al segundo. Lástima que me equivoco en un punto y me atrapa. Finalmente llegamos al final de la bajada y nos situamos a pie de carretera.

 

Seguimos corriendo, cruzamos el puente que pasa por encima del embalse, vamos por el asfalto y empezamos a acercarnos de nuevo a la Playa de Valderanas. Queda poco. A los pocos minutos salimos del asfalto para adentrarnos de nuevo en un montaña, por la que debemos ir ladeando, de nuevo con un terreno incómodo y con inclinación para los pies además de mucha vegetación que voy comiendo continuamente. En este punto, el 3r clasificado nos da alcance y vamos los 3 juntos. Ni rastro del 4º ni de los otros corredores. Varios minutos de lucha entre las plantas y el terreno, cruzamos un pequeño túnel oscuro que nos lleva de nuevo a la Playa de Valdearenas para afrontar el circuito inicial de nuevo entero. Entro a la playa como 1r clasificado pero pegado a mí están los otros dos rivales muy fuertes.

Afronto el tramo del circuito final muy tranquilo, pues veo que no peligra mi quinta posición que me vale para alzarme con el título. Entramos en el agua, como en el inicio de la carrera, en esta ocasión sí  puedo nadar y nado relativamente tranquilo. Veo como los dos perseguidores van muy fuertes y me sobrepasan, así que al salir del agua me coloco 3º. No importa, voy tranquilo, asegurando posición. A pesar de ello a los pocos segundos sobrepaso al 2º, creo que paga el exceso del tramo de agua que acabamos de pasar.

Afronto varios obstáculos como segundo. Tengo al primero a unos 15 metros. Siento como el ‘Speaker’ (Rubén, de la organización) detalla todo el final, me nombra. En este punto hago un cambio de ‘chip’ y me digo… ¿soy conformista? Noooooo, me motivo, esto es lo que me gusta, que me reten, siento el calor del público que me anima, mucha gente, todos quieren ver un final apretado, quieren espectáculo y yo quiero conquistar el circuito mundial de la mejor forma que sé, ganando. Así que cambio el ‘chip’ y digo voy a intentarlo, voy a pasarlo, aunque sé y veo que mi rival a unos 15 metros está muy fuerte, piernas poderosas, zancadas buenas y buenos saltos en los obstáculos…. pero, voy a por él. No puedo acabar el circuito, al menos, dándolo todo, como todo el año, y queriendo siempre más, jamás me conformo y no lo voy a hacer en mis últimos minutos del año. Apreto los dientes, grito y acelero. Poco a poco le recorto distancia y entro como un loco en la pista americana. Me arrastro por los casi 30 metros de alambre lo más rápido que voy y poco a poco le recorto distancia. Paso como un rayo por las dunas y por debajo del tractor y subo el primer camión de paja. Es ahí donde lo paso al primero, subo tan rápido como puedo, no hay tiempo para pensar en cansancio ni en nada, sólo en ver la meta y en cruzarla como primero. Bajo del camión, paso dos altísimos hinchables como puedo, subo por otro camión. Salto a una primera poza llena de barro y agua y veo como el segundo se queda algo atrás. La victoria es mía, ¡vamos! Subo la segunda poza sin aflojar el ritmo para encarar los últimos 4 saltos por hinchables. Los salto muy bien, en el último voy al suelo, me levanto, giro la cabeza y no veo al 2º. Me quedan 20 metros para disfrutar de esta maravillosa sensación. Alzo los brazos, me beso la mano y cruzo como primero la meta con un tiempo total de 53’59”, grito fuerte emocionado y me sumerjo en un profundo abrazo con Olga, los dos muy felices. Espero al segundo y al tercer clasificado para darles la enhorabuena por el increíble espectáculo que hemos dado. Algunas fotos con ellos y con gente del público. Me hacen un par de entrevistas para una tv y una radio.

Sin perder tiempo me voy rápidamente a las duchas. Me siento tremendamente feliz y orgulloso por esta victoria, la más sufrida de todas, la más luchada, la más emocionante… Con ella me proclamo CAMPEÓN ABSOLUTO DEL VII CIRCUITO MUNDIAL ETERNAL RUNNING, ganando 8 cursas de 8 con un total de 90 puntos. Sin duda un sueño hecho realidad y uno de los días más felices de mi vida. Y todo, en Iznájar, la sede, para mí, la más bonita de todo el circuito que he ido y la segunda carrera más dura después de Bellpuig.

Agradezco el apoyo incondicional de Olga Estellé que me ha acompañado en casi todas las cursas y que sin ella todo hubiera sido mucho más difícil. Y decir que se preparen las chicas porqué el año que viene ella va a correr el circuito mundial conmigo. Gracias Olga por estar ahí. Mi título ganador del circuito mundial va dedicado sobretodo a tí. Sin duda, agradezco también el apoyo de todos los compañeros, amigos de equipo que me han acompañado a lo largo del circuito, para correr junto a mí o para venirme a ver. En especial a Javier Ángel Puertolas, no sabes el apoyo moral que has sido para mí a lo largo del año, compartiendo experiencias inolvidables dentro y fuera del circuito. También a Dani Marín, uno de mis compañeros de equipo y de entrenamiento. También el apoyo incondicional de gente muy cercana a mí como Dani Buera, Jesús Villagrá, Maria Jose Villagran, Marta Escobosa. También a mi grupo de entrenamiento de Hardcore boss, y de la gente del gym donde trabajo, el Boss Esportiu y de mis amigos del BJJ Cerdanyola Fight Club. También agradezco muy efusivamente a Peter y su Tienda EliteSport, quien ha confiado y apostado en mí empezando así una relación de sponzorización. También de Rosa por todo el apoyo que me ha dado estos últimos meses. Por último no olvidarme de mis padres y mi hermana, siempre ahí y toda la organización de la Eternal Running. Ellos han hecho posible que disfrute como nunca entrenando para prepararme para el circuito. Gracias a todos, sé que son muchos agradecimientos, pero hoy es un día especial y lo debo a todos ellos. Vuestra fuerza, vuestros ánimos, vuestras palabras, me han impulsado para ganar este título ahora sí, CAMPEÓN DEL CIRCUITO MUNDIAL FISHERMAN FRIEND ETERNAL RUNNING 2012.

Ahora a por nuevos retos para el 2013, empezando por repetir título, aunque sé que será muy duro y a prepararme para el 4 de Mayo en Alemania.. ya contaré más.

Gracias a todos por estar ahí!!!!!

Puente que cruzamos antes de subir la grimpada

Un tramo de grimpada
El embalse de Iznájar, la ladera que se ve es por donde teníamos que pasar

El embalse y en la cumbre el castillo de Iznájar

El circuito de obstáculos en la playa de Valdearenas

Afrontando uno de los tramos acuáticos de la carrera
Con el segundo clasificado, muy duro

 

así me siento  después de la dureza a lo largo del circuito

 

llegando a la meta como campeón de la carrera y del circuito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s