CRÓNICA MUNDIAL OCR CANADÁ 2017

Y al fin llegó la gran cita del año. Por 2º año consecutivo se celebra el mundial en las Blue Mountains. Escenario ideal para celebrar un acontecimiento de estas dimensiones.

Llego en forma y preparado, aunque quizás con algo menos de ritmo de montaña. El motivo es haber aumentado el trabajo de velocidad y llano, motivado sobretodo por un año de objetivos que transcurren en recorrido mucho más llano (circuito Strong, Toughest, Europeos, el Nacional…). Y esto es matemático, si añado por un lado cantidad de entreno, tengo que bajar volumen por otro. quizás ahora tengo un punto más equilibrado. Y sobretodo soy bastante más competitivo en llano para poder afrontar exigentes pruebas europeas y nacionales. Aún así llego en forma y con ganas de superar mis anteriores resultados (es mi 3ª participación en el Mundial). También es cierto que he bajado algo el trabajo de fuerza muscular por el mismo motivo, aumentar mis ritmos. El cuerpo es uno, y tolera un estrés determinado, meter más carga de cualquier forma sólo lleva al colapso, así que se tiene que ir reajustando en base a las necesidades o a los puntos más débiles, y así lo he hecho.

DIA 1: VIERNES Hora: 13h Prueba: Mundial OCR 3 kms Élite.

– Primera prueba del Mundial. En principio mi idea era competir por categoría de edad en esta prueba, con el fin, no de buscar resultado (algo más fácil obviamente), si no de entrar en competición progresivamente y poder probar los principales obstáculos para el gran objetivo de la carrera larga. Por problemas varios al final debo competir en élite. El sistema de competición va por tandas, algo que no me gusta mucho, pero que para este formato es un acierto. Me toca la 3ª tanda. En la primera están los top15 del año pasado, incluyendo al rey para mí, Albon. Sé que es una carrera corta y que me tocará empezar fuerte e intenso, no es mi estilo, pero estoy en la élite y toca cumplir y dar lo mejor de mí. Y no quiero perder la oportunidad de medirme con los mejores en este formato. Temperatura buena, aunque va lloviendo. Empiezo fuerte y al principio hay una fuerte subida, corta pero intensa, y de mi tanda me sitúo algo atrás, algo que esperaba, pues mis inicios nunca son máximos. Aún así me recupero y voy avanzando posiciones de mi tanda y de tandas anteriores. Hago unas buenas cargas (2 casi seguidas) y recupero muchas posiciones. Después de las cargas llega la zona de obstáculos non stop (platinum ring1, cuerda, platinum 2, monkeys calaveras, skyline, muros flotantes). Los hago todos a la primera, aunque no con cierta dificultad, pues resbalaba todo muchísimo, tocaba asegurar cada paso, porqué caer era sinónimo de ir al ‘retry lane’ donde habia colas por la acumulación de tandas de todas las categorias. Con esa presión tocaba ejecutar los obstáculos pero a la vez rápido para poder aspirar a buenas posiciones, el formato tandas realmente es como una contrarreloj porqué en ningún momento sabes realmente como vas, y eso resulta un handycap. Lo supero todo y llego al muro final con los antebrazos ardiendo y las pulsaciones por las nubes. Aún así fiel a mi estilo me lanzo hacía el Muro con cuerdas, último obstáculos y uf…. lo supero por los pelos, la suma de pulsaciones tan altas y desgaste muscular de antebrazos en este non stop me hacen sacar lo máximo de mí para superar por un pelo ese muro y cruzar la meta con un tiempo de 22’15. Tiempo que creo que podría haber mejorado pero del que me siento muy satisfecho. Por mi sorpresa clasifico en posición 10ª, un top10 mundial que sienta muymuy bien. Eso si acabo con los cuádriceps y los antebrazos destruidos pensando lo que me espera el resto de fin de semana…

DIA 2: SÁBADO Hora: 8.00h. Prueba: Mundial OCR 15kms Élite.

– Me levanto con los antebrazos recuperados pero los cuadrceps bastante tocados. Me sorprende ante sólo 3 kms… pero es lo que tiene, realizar una prueba a la que no estás tan acostumbrado (algo que demuestra que no es ni más duro ni menos algo más largo, sino aquello por lo que no estás tan entrenado).

Me coloco delante de la línea de salida junto a corredores que admiro (Albon, Atkins, Woods, Conor, Sellman, Appleton, etc). Intensamente escucho el discurso motivador del Coach Pain mientras cierro los ojos y respiro profundamente. Estoy aquí, mi 3ª vez, he sufrido para llegar a todos los niveles, pero aquí estoy junto a leyendas de las OCR. Es mi momento y voy a dar lo mejor de mí. Temperatura decente pero terreno muy complicado por el barro y las lluvias acumuladas.

Puntual empieza la carrera. Como era de esperar el inicio es muy fuerte e intenso. Yo intento empezar algo fuerte pero rápidamente adapto el ritmo quedándome bastante más atrás. Pero los primero 4 kms será muy duros y sé que tengo y quiero ir de menos a más. Me viene el recuerdo del año pasado cuando justo al inicio un desafortunado obstáculo me arruinó a mí y a muchos el mundial y toda la preparación. Esta vez analizado el recorrido, creo que no existirá ese problema y lo habrá arreglado, pero siempre te queda ese: Y SI…

Los primero kms son durísimo de recorrido. Subidas de unos 500-800m con 160-210 m de ds+ cada una con las posteriores bajadas. Son pistas de esquí con hierba alta, mucho barro donde dar dos pasos seguidos con buena tracción es casi imposible. Las bajadas son muy peligrosas y complicadas, pero todo esto me encanta y me siento bien. Poco a poco voy avanzando posiciones y superando los pocos obstáculos iniciales. Básicamente son pistas americanas y muros y rampas de todo tipo. Llego al primero obstáculo técnico, unas resbaladizas Monkeys en posición 38, por lo que me dicen. Esperable. Voy a lo mío. Toca una carga duríssima, cargar 2 sacos llenos de arena cuesta arriba en un subida interminable y una bajada aún más complicada. Pero me siento bien de agarre y sigo avanzando posiciones. Después de la carga, otro obstáculo técnico y subimos arriba de todos de las Blue Mountains, en la última gran subida (5 grandes subidas). Arriba nos espera un interesante combo de Stairway to heaven, Rocódromo, Pista, Urban Sky (monkey variadas de ruedas). Todo superado sin problema colocándome en el top30. La carga de piernas la llevo bien, aunque ya empiezan a pesar. Y llegamos a otro combo técnico con el Dragons Back (Varios saltos), rampa y Low Rig (monkey de cuerda baja) que te obligaba a pensar y un equilibrio de troncos. A lo largo de este tramo comparto recorrido con buenos corredores que nos apoyamos y animamos mútuamente (la frase más escuchada: Good Job Mate). Me encanta cuando esto sucede. Poco después toca la gran y último descenso hacia la línea de meta. Una bajada espectacular por un descenso típico de bicis. Lástima que todo resbala mucho y hay que extremar las precauciones. Además a lo largo del descenso varios puentes, tubos y rampas de madera (para las bicis) que están imposible de pisar y hay que ingeniárselas para superarlo. Me coloco, calculo, sobre la posición 24. Y llegamos al circuito final. Primero la cuerda vertical, seguido del primer platinum ring. Por sorpresa mía lo han cambiado y los han echo algo más sencillos, para evitar colapsos y motivados por el día anterior cuando todo resbalaba mucho. Y así la mayoría de obstáculos técnicos (poniendo esparadrapo, etc) para que agarre todo más. A mi parecer no lo encuentro bien. Pienso somos la élite y parte de la gracia es que resbale y buscar formas y técnicas para superarlo. Pocos caen, aunque algunos. Pero antes de terminar teníamos sorpresa final, carga del saco por otra durísima pendiente resbaladiza. Aquí las piernas ya se quejaban y tocaba tirar de corazón y mente. Después ya último obstáculos, los mismo que el día anterior pero algo facilitados, los supero sin problema. En un último intento de mejorar posiciones intento dar caza a un corredor, y casi lo logro, pero en el Muro final ya no pude y se me escapó. Compitiendo eso sí, hasta el último momento. Cruzo la meta con mi pulsera y todos los obstáculos a la primera, contento por lo logrado. Esperando resultados, resulta mucho errores de cronometraje y penalización y aún sigo esperando. Primero ponía el 20, después el 22, luego 19, y hasta el 47 (como poniéndome 10′ de penalización, como si hubiese llegado sin pulsera) algo que me entristece y me exije hacer algo que odio, tener que reclamar algo que es mío. Así que sigo esperando pero en principio entre el 19 y el 22. A pesar del resultado final muy orgulloso sobretodo por sentirme muy cerca de leyendas (menos de Albon claro) y con opciones de mejora.

DIA 3: DOMINGO Hora: 08:30h Prueba: Mundial Equipos Élite. Equipo: Beone Legends.

Por miedo a aburriros, algo que habré logrado si llegáis hasta aquí, esta crónica me la guardo por ahora y os dejo con el vídeo que resume el sentimiento, la pasión y la emoción con la que vivimos este especial y emotiva prueba junto a dos admirables corredores y amigos: Alexander y Gregoire. Finalmente parece que logramos otro top10, admirable a pesar de la perdida de Gregoire en el tramo de carrera que nos atrasó uno 4′ al menos.

Simplemente decir que fue la culminación de un fin de semana especial, viviendo junto a Olga Estellé, el deporte y la vida como más nos gusta, como un reto continuo marcado por unos valores que nos siguen siempre y de los que jamás nos desviaremos.

Acabo agradeciendo enormemente a todos los que me habéis seguido en mi aventura y por ello, habéis formado parte de ella. Cada uno me impulsa un poco hacía este duro camino de intentar estar y competir contra los mejores y a aportar mi granito de arena en dar a conocer la cara más amable, emocionante y competitiva del mundo de las OCR en nuestro país así como demostrar que en nuestro país tenemos grandes corredores que están a la altura de competir en las OCR más exigentes y con los que tengo la suerte, de poderme medir a menudo a nivel nacional.

Gracias en especial a Olga Estellé por mostrar todo mi camino y por saber que darme en todo momento para competir lo mejor posible. También a José de Heroican Race por todo el apoyo, seguimiento y pasión que me transmite. Y a las marcas que me facilitan un poco poder vivir estas únicas experiencias: #Beone #Procell #Probioceram. Sin duda poder acudir a un Mundial los costes son altos, es lo malo de ser un campeonato ‘privado’, lo bueno es que puede acudir casi todo el mundo que logre unos mínimos, que en cualquier otro deporte seria mucho más complicado. Eso si hay que pagar mucho (inscripciones altas, viaje, hospedaje…) cosa que en los deportes federativos si eres del equipo nacional te llevan, pero logra clasificar hasta allí! Pero si se tiene la ocasión de vivir algo, la pasión de vivirlo lo vale. Sacrificar otras vacaciones o ciertas cosas para poder invertirlo en esto y lo que nos apasiona, lo vale y lo merece. Así lo entiendo y así seguiré haciéndolo toda mi vida.

Y no olvidemos, hagamos entre todos de este deporte un deporte digno de verse y de contarse. Y por encima de todo prevalga una palabra: respeto: la excelencia de la humildad y la nobleza del agradecimiento. Si todos tenemos este respeto, las OCR triunfarán que es lo que queremos!!

Nos vemos en el NACIONAL!!!!!!

¿Entrenamos o competimos?

Llevo toda una vida dedicada a la competición. Actualmente compito en el fascinante mundo de las carreras de montaña y las crecientes OCR o carreras de obstáculos. Desde los 3 años hasta los 24 mi deporte fue el Judo y otras luchas como la olímpica, la grecorromana y el sambo. En todas competí a alto nivel. Más reciente también competí en Jiujitsu brasileño y Grappling. Amo la competición, en su estado más puro, en su estado más noble. Vencerme a mí mismo. Buscar la victoria en mis actos. Entender mejor mi cuerpo, mis sensaciones, mis emociones… saber lo que puede resistir, lo que no…

A parte de ellos he practicado y lo hago de forma habitual todo tipo de deportes de aventura (escalada, barranquismo, paracaidismo…)… Son deportes en los que persigo lo mismo, conocerme más, pero con una gran diferencia, en ellos puedo mantener un contacto más íntimo con la naturaleza, y eso me llena. Entender como moverme, como avanzar, hasta dónde puedo llegar en función de la inifinidad de obstáculos que la naturaleza me ofrece. Eso me hace mejorar. Toda una vida dedicada a ese conocimiento de mí mismo, de mi cuerpo y mente con un sólo fin, vivir experiencias de todo tipo y aprender cómo solventar cualquier situación, cualquier imprevisto de una forma natural y tranquila. Mi espíritu competitivo me pedía competir en estos ‘nuevos’ deportes para mí, pero su exigencia técnica a una cierta edad me hacían entender que jamás podría llegar al nivel de conocimiento de estos deportes que me gustaría; que lógicamente se traduciría en un alto rendimiento en la competición pura y dura. Así que conocedor de ello seguía practicándolos para competir conmigo mismo y mejorar en ellos pero sin pretender entrar en la competición pura y dura (pues necesitaba muchos años más de aprendizaje para llegar a esos niveles).

Todo ello me condujo a las carreras de montaña y de forma más reciente a las OCR, donde podía sentir ese íntimo contacto con la naturaleza, conociendo terrenos de todo tipo, y seguir explorando mi cuerpo en todo tipo de situaciones. Y además poder competir a un nivel más alto, pues la exigencia técnica es menos alta y ya partía de un nivel mucho más avanzado al ser un patrón de movimiento más conocido por mí, como es la carrera y la superación de muchos obstáculos, algo que la infinidad de movimientos durante toda mi vida en los deportes de lucha me había enseñado.

A todo este conocimiento de mí desde la conciencia y la exploración durante todos los días de mi vida se le sumó mi formación profesional. Mi espiritu seguía queriendo entender el cuerpo cómo funciona, cómo se expresa, quería tener más teoría, más bases científicas. Y me condujo a la Fisioterapia. Se le sumaron muchos cursos y formaciones posteriores hasta decantarme por la formación más enfocada al deporte. Entender el cuerpo humano cómo se expresa en el alto rendimiento es lo que durante muchos años, y actualmente, me quita el sueño. No hay día que sienta algo nuevo, algo diferente que haga conocerme un poco más y aprender.

Y todo esto me lleva a día de hoy. A ser deportista de élite en el mundo de las OCR y entrenador de todo tipo de personas, pero sobretodo personas que buscan retos y objetivos claramente competitivos. Recientemente he creado el Centro OlllU Racers donde intento enseñar parte de lo que yo he vivido y aprendido a los alumnos para que mejoren en sus propósitos. Y ese es el dilema con el que me encuentro siempre, en mis enseñanzas. Si algo me ha enseñado toda una vida dedicada al deporte y a la competición, pero sobretodo a la exploración de mi mismo, es que sin unos valores y una forma de entender la vida jamás se puede llegar a mejorar de forma personal, y eso se traduce luego en nuestro rendimiento para nuestros objetivos o nuestra competición.

Conocerse a uno mismo para mejorar, para rendir más, para competir mejor requiere de mucho tiempo, de años de conciencia y debería ser la máxima que toda persona debería perseguir en su día a día. La palabra que me viene a la cabeza pues es PACIENCIA. Veo una vida de mucha impaciencia, de querer lograr resultados rápidos. Y ahí viene otro de los grandes problemas… buscar resultados. Pero ¿qué son los resultados? Sólo un largo aprendizaje contigo mismo te hará entender que los resultados no son ni un número, ni una posición en una clasificación, ni mejorar un determinado tiempo… porque pensar en eso sólo lleva a la impaciencia por buscar ese ‘número’. El RESULTADO está dentro de nosotros, en conocernos mejor, en entender cómo funciona mejor nuestro cuerpo, en dominar nuestro físico… y esos números, esa posición en la tabla simplemente será un reflejo de todo eso. El resultado no es una meta… el resultado es ese largo recorrido que te lleva a ella. Pero, ¿porqué queremos resultados ‘numéricos’ tan rápidos?

Creo que tenemos muchas cosas mal planteadas. Lo primero que debemos pensar es en SENTIR nuestro cuerpo cómo se expresa, eso requiere tiempo de mucha conciencia, esa debería ser nuestra auténtica competición para ser mejores. Si entendemos esto empezaremos a trabajar y a mejorar nuestra movilidad del cuerpo, nuestra estabilidad, nuestro control mental… y así, y sólo así, podremos mejorar. Por ejemplo no se trata de ponernos a correr para desconectar, o porque toca o por cumplir un objetivo numérico de volumen e intensidad… cada vez que sales a correr es una gran forma para RECONECTAR contigo mismo, sentir tu pisada, tu corazón, analizar tu zancada, tu cadencia, tu salto… sólo una toma de conciencia de lo que haces te hará mejorar en esa sesión pues te habrás conocido más. Correr porque toca, o hacer cualquier actividad porque toca o por cumplir ese objetivo es una oportunidad perdida de conocimiento además de un momento potencialmente peligroso por realizar gestos con un mal aprendizaje o de una forma antinatural que podrá conducir a la lesión. ¿Por qué parece que para entrenar sólo vale si doy intensidad, si voy al límite, si muero en el intento…? La intensidad no te deja escuchar tu cuerpo, te anula, te bloquea… Controlar la intensidad es muy complicado, y requiere un conocimiento interno extremo y avanzado. Entrenar sólo con intensidad lleva al fracaso absoluto.

¿Estamos entrenando o compitiendo? Cuando entrenas el objetivo es prepararte de la mejor forma posible para soportar el estrés de la competición. En cierto modo cada entrenamiento debería ser competición, yo lo entiendo así porqué en cada entrenamiento pongo todo mi esfuerzo en prepararme de la mejor forma y como he dicho antes para mí, ser competitivo es conocerme mejor. Y cada entrenamiento me brinda una gran oportunidad de conocerme mejor para prepararme mejor. Pero eso no significa ir al límite, sino trabajar muchas sutilezas, muchos aspectos de calidad que sólo una exploración interna y una atenta conciencia corporal me permiten hacerlo. Entender cómo se mueve cada una de mis articulaciones, escuchar qué músculos no funcionan de forma óptima, controlar mi postura y respiración en todo momento, sentir desequilibrios… Pero muchos pretenden entrenar como cuando van a hacer una carrera (competición para la mayoría) donde la intensidad no les permite esa situación de control y de exploración. Y no nos equivoquemos: las lesiones, las sobrecargas no vienen por esas carreras o esas situaciones específicas de competición… pues ese es un procentaje muy bajo del global del entrenamiento. Las auténticas lesiones derivan de pretender competir contínuamente en cualquier sesión física, llámese entrenamiento, partido con amigos, carrera de fin de semana, sesión, wod… Cada vez más caña, más series, más km, más desnivel, más carreras… y nos olvidamos de nosotros, de nuestro cuerpo, de lo que realmente necesita, de cuidarlo. Entrenamos y competimos de cualquier forma, creemos que lo que importa es LO QUE HACES Y NO CÓMO LO HACES… y debería ser lo contrario. Nos olvidamos de tener un buen control neuromuscular de cada movimiento, de tener una correcta aliniación y estabilidad articular, de controlar nuestra postura… y todo parte por no tomar conciencia porque no le hemos dedicado a la vida horas, días y años de exploración interna que nos lleve a escuchar nuestro cuerpo y saber qué necesita.

La competición, entendida como una clasificación, una mejora de marca personal, etc, es muy agresiva para el cuerpo pues conlleva mucho estrés y falta de control. Pero no pasa nada si nos marcamos bien los objetivos porque, como he dicho, no es nuestro principal volumen de trabajo físico. El problema radica en querer entrenar siempre como competimos. Siempre más, siempre más duro, más fuerte. Deberíamos preocuparnos en dedicar muchas de esas horas a preparar al cuerpo de la mejor forma posible para soportar ese estrés. Es incomprensible como por ejemplo hay corredores que deciden “no entrenar la fuerza específica de piernas porque corriendo ya hacen piernas”…, o personas que se preparan para carreras de obstáculos de más de 20 km sin realizar acumulaciones progresivas de km y buena movilidad. O que han sufrido una lesión y les da miedo realizar una sentadilla, o una prensa controlada a un ritmo controlado por si su pie aguantará pero en cambio salen a correr sin más… ¿Esas personas están realmente preparadas para esas pruebas? Rotundamente no. Cada vez más movimientos más acelerados, más descontrolados donde el objetivo es la intensidad por encima de la técnica… Cuidado con entrenar siempre con aceleraciones y desaceleraciones descontroladas pues eso es más lesivo que la propia carga a mover. Trabaja de la mejor forma posible tu condición física de forma segura con ejercicios más básicos, trabaja la calidad del movimiento y la estabilidad, después desarrolla las habilidades técnicas y sólo cuando eso lo domines ves añadiendo intensidad cuando toque… ¡¡pero sobretodo márcate objetivos reales y tenlos claros!! No te pongas a correr para mejorar tu condición física, mejora tu condición física para correr de forma más segura y eficiente.

El resumen es es que por favor, dejad de haceros daño contínuamente, de agreder a vuestro cuerpo, de sólo entrenar con intensidad, de seguir aunque me duela todo… Y empezemos a dedicar mucho más tiempo a escuchar nuestro cuerpo y entenderlo para hacerlo más consciente, más móvil, más estable, más equilibrado… y sólo cuando eso lo controlemos podremos añadirle intensidad cuando toque. Cerrad los ojos a menudo, respira relajado… tu cuerpo te dice tanto… No pretendas competir siempre en toda actividad física, de compararte con otros…a menos que entiendas que la competición es para ti mismo, para mejorar desde esa exploración. No busques ‘resultados’ busca sensaciones. Sé paciente, pues lo bonito del cuerpo humano es encontrarnos con cosas nuevas que nos reten de forma positiva y nos hagan ser mejores. No te frustes o te dé rabia por no lograr algo… siempre será así, siempre habrá algo que te hará buscar nuevas formas para superarlo, y sólo la paciencia te hará encontrar el camino para superarlo y una vez lo logres busca nuevos retos, nuevas situaciones, nuevos movimientos que te hagan, con paciencia, seguir mejorando y aprendiendo. No pretendras ‘malcompetir’ todo el día y pretende ser mejor contigo mismo y con tu alrededor.

Por favor, deja de COMPETIR contínuamente y deja de pensar que un resultado o un número definen una victoria o una derrota. La VICTORIA es lograr conocerte un poco más y evolucionar y adaptarte a nuevas situaciones. Aprovecha cada sesión de entrenamiento para explorar en ti y deja que la competición de élite sea un reflejo de la suma de todas las sesiones de entrenamiento desde la conciencia y el control.

Recuerda no pretendas hacerlo más rápido, más intenso, más fuerte… pretende sólo hacerlo más BONITO, ése es el camino de la excelencia del movimiento, una perfecta combinación entre la fluidez del movimiento, la estabilidad y el control neuromuscular. Muévete de forma más plástica y harmoniosa y verás como empiezas a ir más rápido, ser más fuerte pero sobretodo ser más eficiente. Si logras todo esto entrenarás mejor, competirás mejor, vivirás mejor, tendrás menos dolores y serás más feliz.

Lluís Barbé Llagostera

OlllU Training

Equipo OlllU Racers(Visita la web)

Desde OlllU Racers, creamos:

OlllU Training y OlllU Workout

    • Entrenamientos dirigidos por Lluís Barbé y Olga Estellé.
    • Consisten en entrenamientos de grupos reducidos de entre 5 y 8 personas.
    • Los OlllU Training son de 1h30′ y los OlllU Workout de 3 h.
    • Los OlllU Training tienen una continuidad entre si. Cada OlllU Training está relacionado con el anterior a nivel físico, técnico y cognitivo. Buscaremos ir mejorando de forma progresiva la condición física y la habilidad técnica para menjorar en la salud y en el rendimiento tanto para las OCR como para cualquier otra actividad.
    • Los OlllU Workout son entrenamientos paralelos a los OlllU Training. En ellos trabajaremos de forma más extensiva y específica la carrera, ya que disponemos de todo tipo de terreno en montaña, y también circuitos y técnica de obstáculos.
    • Disponemos de material muy diverso para trabajar todo el cuerpo de maneras muy diferentes.
    • Disponemos de terreno montañoso.
    • Entrenamos para alcanzar los objetivos del grupo (tanto a nivel competitivo como a nivel personal), partiendo de la premisa:

      El control y la consciencia corporal son la clave de un buen entrenamiento.

Claves para el buen entrenamiento

propers entrenos setembre1

CRÓNICA TEODOSIO XTREME ALMENDRALEJO

TEODOSIO XTREME, LA CARRERA PERFECTA

LUGAR: ALMENDRALEJO (BADAJOZ)
FECHA y HORA: 30-40-2016 / 17 HORAS
TIPO CARRERA: OCR (CARRERA DE OBSTÁCULOS)
NORMATIVA: OSO (OBLIGACIÓN SUPERAR OBSTÁCULO)
TERRENO: PARQUE LLANO
DISTANCIA: 7’2 KM
OBSTÁCULOS: 30
CLASIFICACIÓN: 2º DE LA GENERAL
TIEMPO: 34’06”
TIEMPO DEL 1º: 34’05”

Ver video de presentación

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 10.26.52

Y por fin llegó el día. Es 30 de abril y es momento de la Teodosio. Una carrera que se presenta muy interesante en su 2ª edición y que han preparado a consciencia. Se presenta como una de las carreras más duras del circuito nacional, tanto por los obstáculos como por el nivel de los corredores pues reúne a los mejores corredores nacionales. Cuando la vi anunciada me llamó mucho la atención por las buenas críticas recibidas y por el gran despliegue de medios y promoción que estaban realizando.

Carrera que puntúa para la Liga Nacional OCR y clasificatoria también para el Europeo OCR. No sólo la presentan como una carrera sino como un gran espectáculo y evento deportivo montando un gran festival alrededor de la carrera y lleno de actividades para todos los públicos. Conciertos de Rock, tiendas, actividades para niños, mascota propia y un largo etcétera. Además el trazado de la carrera, todo en un enorme parque, incita a venir a los espectadores para ser partícipes de este evento ya que podrán seguir casi al completo la carrera, animar y sentir en sus propias pieles la emoción de la alta competición y del espíritu de superación tanto de los élite como de los populares. Y así es, probablemente la carrera con más asistencia de público a la que he ido. El buen tiempo y el sol auguraban un día prometedor.

Con este panorama llego al Parque a  las 15 horas y ya desde el inicio no defrauda. Quedan 2 horas para el inicio. Increíbles obstáculos, nuevos, imponentes, creativos y duros. Un inicio de organización exquisito lleno de buenos detalles. De antemano ya sabemos la lista de participantes en cada tanda, también conocemos el circuito al detalle y el lugar de los obstáculos. La entrega de dorsales y chip es rápida. Así que una vez el dorsal y chip colocados me dedico a inspeccionar el circuito al máximo y a pensar en la estrategia a seguir a lo largo de la carrera.

La carrera es totalmente llana, con algunas subidas puntuales cortas. Sé que eso me dará cierta desventaja ante algunos corredores especialistas. Sé de la participación de Aday López (canario) y Thiago (Portugués) corredores muy rápidos y también de Alejandro Samper. Todos ellos corredores muy experimentados y con un altísimo nivel. Será una gran batalla donde no se podrán cometer errores si quiero tener opciones al pódium.

Con este panorama a las 16:50 ya nos colocamos en la linia de salida donde aparecen los siempre fieles nervios. Un gran público invade los alrededores y eso motiva mucho. Música y un showman aún dan más épica a un inicio de carrera que se presenta muy y muy intensa. Momento de respirar hondo, confiar en mí y sentirme que estoy preparado para la batalla y así disfrutar cada paso del recorrido del reto que me ofrecerá este enorme evento.

Empieza la carrera. Como es habitual los corredores empiezan muy fuertes, ritmos infernales. Yo, fiel a mi estilo, empiezo fuerte pero sin pasarme, intentando que no se escape la cabeza de la carrera pero iendo de menos a más. Primeros obstáculos un Muro y un obstáculo nuevo para mí, ‘el Gallinero’. Se trata de 3 maderas a diferente alturas a modo de grandes peldaños que hay que superar. Y prácticamente seguido una dura, larga y irregular alhambrada donde arrastrarse. Aquí ya se filtra el grupo de cabeza y al salir me coloco 7º y el grupo queda algo estirado. Es en este momento donde ya puedo intentar coger un ritmo más regular y empezar mi carrera. Hasta ahora a sido simplemente esprintar para coger buenas posiciones y aguantar el tirón inicial.

Siguen un par de obstáculos más, los únicos con agua del circuito. Un salto de neumáticos donde hay que aterrizar en una poza de agua y poco después unas dunas de arena con una gran poza. Ahora la carrera pasa a otra zona del parque y me coloco 4º. A la cabeza están Thiago (el portugés) y Aday y cerca Alejandro Samper. Yo a uno 5 metros de Alejandro. En este momento llega la primera carga. Cogemos 2 neumáticos, más incómodos que pesados, y al dejarlos debemos escalar una pared de unos 5 metros con cuerdas. Arriba nos espera un campo lleno de arena (como en la playa) que hace arder las piernas. En este punto logro alcanzar a Alejandro y colocarme 3º.

Suceden algunos obstáculos más, una red y otra pista americana, y una zona de subidas y bajadas cortas. Intento que no se me escapen Aday y Thiago y me coloco a unos 15 metros de ellos. Sé que son muy rápidos y que me costará mucho alcanzarlos. No me importa, me siento cómodo y sigo haciendo mi carrera. Logro dejar algo de distancia a los corredores de atrás y suceden algunos obstáculos más, hasta llegar a una nueva carga. Ahora un irregular tronco que hay que colocárselo bien para no sufrir más de la cuenta. Aquí siento que acorto distancias y me coloco a escasos 5 metros del 1º.

Empiezan los obstáculos intensos. Llego a las ‘Monkeys Bars’. Una larga estructura en pirámide. Primero hay que subir las barras y al llegar al medio antes de bajar, hay que cruzar una barra transversal. Aquí atrapo a Aday y Thiago y salimos de las Monkeys juntos. Ahora estamos en una zona del parque lleno de gente y con un grupo de Rock tocando. Mientras corro pienso, qué gran evento han logrado montar, qué espectáculo. Sigo pensando, si esto se retransmitiera en directo y bien hecho, crearía más afición que el fútbol. Esto sí es deporte y emoción. Bueno, iluso yo. Tocan varios obstáculos seguidos de ruedas. Primero levantar la rueda varias veces, seguido arrastrar una rueda y para acabar esta zona el famoso ‘Tire Drag&Pull’. Había que arrastrar una pesadísima rueda hasta tensar la cuerda y luego tirar de la cuerda para dejarlo en la misma posición. En todo este tramos nos intercalamos las posiciones entre los 3 primeros.

De esta forma llegamos a la carga del saco. Durísima carga del saco a través de un pequeño campo lleno de hierbas y plantas muy altas y con subidas y bajadas que apenas se puede ver donde pisar que dificultan mucho cada paso. Me pongo 1º muy seguido de cerca de Aday y Thiago. Al dejar el saco una larga recta sirve para que nos peguemos de nuevo y llega uno de los obstáculos clave. Una especie de Monkeys pero de neumáticos. No es duro pero hay que ser hábil para encontrar la forma de pasar. La fuerza aquí no sirve sinó la habilidad y sentir balancear tu cuerpo, no ponerte nervioso y encontrar una forma para pasar. Balancear, agarrar bien los neumáticos, respirar hondo e ir tranquilo son la clave para superarlo. Aday y yo lo superamos bastante bien pero Thiago no encuentra la forma y se queda atascado en este obstáculo. Alejandro nos sigue de cerca. Aday y yo salimos juntos y tomamos cierta distancia a Alejandro que atrapa a Thiago y se coloca 3º.

Varios obstáculos más como la Rampa, un Muro y la ‘Tabla irlandesa’ (hay que saltar una tabla por arriba muy alta sin poder apoyar piernas), obstáculos ideales para corredores más altos, sumados a tramos llanos donde Aday puede correr mucho, hacen que Aday poco a poco se me distancie un poco. Sufro bastante para seguirle el ritmo y más cuando debo superar estos obstáculos que me exigen y me estresan mucho más (sobre todo la Tabla Irlandesa). Pero el público me llena de energía y jamás me doy por vencido. Quedan muchos obstáculos y 2 km para la meta.

Ahora paso por un trinchera muy original llena de barro y seguido hay que trepar una cuerda de unos 4-5 metros hasta tocar la campana. Antes de subir la cuerda debo limpiarme el barro de la trinchera pero lo supero sin problemas. Salgo de la cuerda a unos 3 metros de Aday. Unas largas rectas llanas de correr dan otra vez algo más de distancia a Aday. Intento que se me escape lo menos posible. Llego al límite de pulsaciones antes de cada obstáculos, pero hábilmente los supero. Es una sensación increíble. Es como sprintar al máximo, tener que superar un obstáculo sin poder aflojar las pulsaciones para volver a sprintar. Es la única forma que tengo para intentar mantenerme con opciones. Sé que queda poco y no puedo aflojar el ritmo. Superamos ‘el Olimpo’ en el que hay que trepar por una cuerda, pasar por una red por arriba y bajar por el otro lado. Y ‘ala’ a sprintar de nuevo. Aday impone un ritmo altísimo y entramos en la recta final. ¡¡Lo mejor está por venir!!

Llegamos a un original obstáculo lleno de cuerdas de escalada muy tensas puestas a diferentes niveles a modo de laberinto. Se trata de cruzar al otro lado usando las cuerdas que se quiera sin tocar al suelo. Cuando empiezo el obstáculo Aday está en la mitad. Él supera el obstáculo con los pies en la cuerda de abajo y manos arriba y yo me coloco en una cuerda arriba del todo y lo supero a modo de bombero (piernas y manos por la misma cuerda). Momento muy emocionante, la gente nos grita y nos anima. Dos formas diferentes de superar un mismo obstáculo, eso me encanta. Cada uno saca su instinto y lo supera como mejor puede y aprovechando el físico y la estructura de cada uno. Una sensación que me llena, como la propia naturaleza cuando te ofrece un obstáculo, tu eliges la forma de superarlo según tus posibilidades.

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 10.31.16
Ver Vídeo recta final

En este punto sé que lo tengo complicado Aday lleva unos 8 segundos de ventaja y sólo quedan 2 obstáculos. Llego a la recta final y veo como Aday inicia antes que yo al obstáculo de ‘las Anillas’ (estructura metálica con barras que salen que hay que superar con unas anillas). Lamentablemente cae al inicio. Sufre una mala caída pero veo que se levanta y se recupera (eso me alegra). Eso hace que empecemos el obstáculo a la vez. El ruido de las anillas al cruzar parece una sintonía. Yo no veo como Aday supera el obstáculo pero escucho cada ruido de las anillas al contactar con las barras y vamos exactamente al mismo ritmo. Acabamos igual el obstáculo y afrontamos los últimos 100 metros. Al salir de las anillas hago un cambio de ritmo en sprint y me coloco 1º y toca pasar por debajo de un coche. Debajo de él la tensión y emoción hacen que sufra un golpe involuntario y Aday sale del coche por delante para afrontar ahora si el último obstáculo, ‘la X’. Salgo debajo del coche casi pegado a Aday y no me doy por vencido, nunca lo hago. Subimos por la X casi al mismo tiempo, bajamos por el medio y hay que trepar de nuevo por unas pequeñas presas de madera. Subimos por las maderas casi casi igual pero la tensión de nuevo hace que me resbale una presa y caiga. Sólo pierdo 2” en recuperarme pero es tiempo suficiente para que me coja una ventaja ya difícil de superar. A pesar de ello no abandono y bajo por la X, que es una red que no es dura, pero bajar muy rápido es técnico y peligroso (se puede quedar atrapado una pierna). Los dos bajamos que parece que nos matemos. Aday llega abajo esos 2” antes que yo y sólo le falta un salto del fuego y cruzar la meta a 10 metros. Al salir de la X aunque ya veo que es imposible hago un sprint final para intentar acercarme. Finalmente cruzo la meta justo detrás de Aday.

Al cruzar la meta no siento pena por no atraparlo. Al contrario siento una felicidad absoluta por haber tenido la suerte de vivir tan gran lucha llena de emoción. Sólo puedo cruzar la meta y abrazar a Aday y felicitarlo por su gran gesta y su impresionante carrera, agachar la cabeza y mostrarle mi admiración. Aquí ganamos todos, el público, el deporte, el espectáculo y cada uno de los corredores que cruza la meta como forma de superación personal y lucha. Unas palabras con Aday, fotos, emociones y sólo queda aplaudir a Alejandro Samper que cruza la meta 3º, en otra gran carrera de nuevo.

Somos rivales, pero somos amigos. Existe respeto y admiración unos con otros. No hay que ver el resultado como muestra de victoria o satisfacción. Porque cuando sólo se quiere ver esto empieza el espíritu antideportivo y a menudo también la desmotivación, la falta de respeto, la vanidad, las trampas… Sin nobleza, sin honor y sin respeto no puede haber deporte ni deportistas. La auténtica victoria jamás reside en un resultado o en un puesto en la clasificación. La auténtica victoria reside en esos valores que se pueden transmitir y esa suma de sensaciones íntimas que sólo uno mismo puede sentir y que por encima de todo te hacen ser mejor persona. Claro que está bien quedar delante en una clasificación pero sólo cuando eso es muestra de tu esfuerzo diario y tu mejora personal. Entrena y compite fuerte para ser mejor contigo mismo y deja que el resultado sea el que tenga que ser y sea un reflejo de ese trabajo. Jamás valores o juzgues el trabajo por un simple resultado. A veces un 1º puede no ser una victoria personal y a menudo una posición mucho más atrás es una gran victoria. Aquí gana el que respeta, es humilde, trabaja a diario sólo para demostrarse a sí mismo de lo que es capaz de hacer. Y feliz me siento por haber corrido con estos enormes corredores que me transmiten todo eso.

Felicito a la organización por uno de los mejores eventos que he vivido a nivel nacional e internacional. Sin duda, para mí, será una cita obligada la Teodosio. Le han dado una gran categoría a las OCR a nivel nacional. Felicidades y que siga creciendo pues tiene todo para ser considerada una de las mejores pruebas del año. Un placer haber corrido en Almendralejo la Teodosio Xtreme, ¡la carrera perfecta!

WORKSHOP LEGION RACE & LLUIS BARBÉ

OLLLU FENT WORKSHOP

facebook
Legion Race Training

“Trabaja tus habilidades con control, solo así lograrás ser más fuerte.”

Estos Workshops son los Seminarios Oficiales de Legion Race, dirigidos por Lluís Barbé y Olga Estellé.

Están enfocados a un entrenamiento didáctico. Es decir, lo que se quiere transmitir son conocimientos tanto a nivel personal de entrenamiento (en general) como a nivel específico en carreras OCR.

En los Workshops se quiere enseñar:

 · a percibir el propio cuerpo

 · a buscar su mayor eficiencia y control en los movimientos

 · la técnica de carrera

 · la técnica de obstáculos (“la suavidad” vs “la rapidez”)

Por lo tanto, no solo se trata de un entrenamiento OCR sinó que también se trata de un seminario didáctico a través del cual los alumnos pueden adquirir buenos conocimientos y aplicarlos después en su entrenamiento.

LLUÍS BARBÉ OLGA ESTELLÉ
 Coach Oficial de ANCCO  Coach Oficial de ANCCO
 Entrenador Personal Entrenadora Personal
 Fisioterapeuta  Monitora Clases Dirigidas
 TOP Ranking OCR España  Traductora: inglés, alemán
 TOP Ranking OCR Europa  TOP Ranking OCR España

ancco

Ejemplo de sesión de Workshop

ejemplo programa workshop